Eureka Electronics
Fonos
Fonos

Termómetros

La temperatura en las máquinas es como la fiebre en el ser humano, un indicativo de que algo se está afectando, dando comienzo a una escalada que, de no corregirse, puede llevar a una interrupción de un proceso con las pérdidas económicas que esto significa.

Pero, la medición de la temperatura asume formas y sentidos diversos que, en nuestro caso, se refiere a aparatos para medición en terreno con contacto físico o sin él.

Nuestros termómetros digitales de termocuplas, han sido diseñados para el trabajo industrial y pueden tener una señal de entrada, o dos, para medidas simultáneas y establecer diferencias de temperaturas.

Los sensores pueden ser de inmersión, de superficie, para gases, de pinchar, o de superficie heavy duty para 600°C, del tipo prensa, para cañerías, o ajustables, con velcro, para el mismo propósito.

Cuando se trata de temperaturas de objetos o fluidos que no se puede tocar, porque resultaría una alteración y una contaminación del mismo, lo recomendable es utilizar nuestros termómetros infrarrojos que pueden sensar a distancia, sin tocar, ni contaminar.

En un termómetro infrarrojo lo importante es el rango y la óptica del mismo. El primero nos dice desde donde y hasta cuánto podemos medir y la óptica nos expresa la relación distancia objeto.

Por ejemplo, una relación 1:10 significa que si tenemos un objeto caliente de 1 metro de diámetro a una distancia de 10 metros, y si le apuntamos al centro, ese objeto estará bien medido. Aunque lo deseable es que el cono de captura que se genera quede al interior de éste. Es decir, en vez de ubicarnos a 10 metros hacerlo a 8 metros. Si se hiciera lo contrario, el haz de captura tomaría la temperatura del punto caliente de 1 metro más la temperatura de lo que lo circunda, promediando el valor y alterando la medida.

Si la óptica es de 1:60, se trataría de un cono más selectivo, pudiendo tomar temperaturas correctas de puntos calientes más pequeños o a mayores distancias.

Cabe señalar la importancia de la emisividad del material medido, donde objetos brillantes son malos emisores y, normalmente, implica que den temperaturas más bajas de lo real. Los cuerpos opacos son buenos emisores y las temperaturas medidas serán correctas si se ajustan a 0,95.

Si no existe la posibilidad de ajustar la emisividad del aparato a la del objeto, se recurre al viejo truco del enmascaramiento de la superficie con una pintura de emisividad conocida, típicamente 0,94, o se aplica una cinta de aislar eléctrica con emisividad en torno a 0,9.

Termómetro infrarrojo FLUKE 561 HVACPro
Termómetros infrarrojos y de contacto FLUKE 568 y 566
Termómetros infrarrojos de precisión de la serie 572/574 de FLUKE
Termómetros digitales FLUKE 50 Serie II
Termómetro infrarrojo FLUKE 62
Termómetros infrarrojos FLUKE 62 MAX y 62 MAX+